Casos

 Tierra para el petroleo y no para los campesinos

Datos principales

  • Ciudad o municipio:  Puerto Gaitán, Meta
  • Tipo de comunidad: Campesina
  • Número de predios: 15
  • Número de hectáreas: 55000

La Historia

La vereda Rubiales en Puerto Gaitán, Meta, fue la tierra clave para que Pacific Rubiales se consolidara como una de las  petroleras privadas más grande de América Latina. En los años 80 llegaron esmeralderos y narcotraficantes como Carlos Ledher, capo del Cartel de Medellín, a comprar grandes extensiones de tierra a colonos. Tanto los esmeralderos como Ledher no tenían claro los límites de sus tierras y tampoco poseían los títulos de propiedad.

Durante la década de los 90 se intensificó la violencia en Puerto Gaitán tras la captura y extradición del capo Carlos Ledher en 1987. Entre 1995 y 1996, las Farc ocuparon el territorio para los cultivos y laboratorios de coca y surgieron enfrentamientos con los paramilitares, conocidos como los ‘Carranceros’, ya que en la región los señalaban de ser el ejército privado de el esmeraldero Víctor Carranza. En esa disputa por el territorio, las Farc se tomaron el campo petrolero, que en ese momento estaba a cargo de la compañía australiana Coplex. La guerrilla secuestró a funcionarios y destruyó la maquinaria de extracción en la vereda Rubiales.

Tras las constantes amenazas, asesinatos y desplazamientos, algunos pobladores de la vecina vereda Puerto Trujillo ocuparon tierras baldías en la vereda Rubiales, esperando que el Gobierno les adjudicara la tierra. El gobierno de Álvaro Uribe fortaleció la presencia militar en la zona y permitió que en 2003,  Germán Efromovich y el grupo de inversión norteamericana Elliot aceptarán una oferta para explotar los pozos en Rubiales, con la compañía Meta Petroleum. En 2007, Petro Rubiales adquirió la empresa de Efromovich y en 2008 nació Pacific Rubiales, con la fusión de Pacific Stratus Energy y Petro Rubiales.

La nueva empresa, de la cual eran socios, entre otros Germán Efromovich, y los venezolanas José Francisco Arata, Serafino Iácono, Miguel de la Campa y Ronald Pantin, lograron acumular más de 55 mil hectáreas, muchas de ellas ocupadas campesinos a los que nunca se les formalizó la propiedad. Como lo documenta Rutas del Conflicto en “Los líos de las tierras de Pacific”, la empresa a través de su filial Major International adquirió más de 20 fincas que rodeaban el campo petrolero, que habían sido adjudicadas por el Incora en los 90 y además, un predio baldío, cuyas mejoras había comprado la petrolera Coplex y que en la actualidad se encuentra sembrado de palma. Además, por medio de fiducias, Major International realizó compras a pobladores y en algunos casos a empresarios como María Clemencia Corredor Castro y los hermanos Pedro Antonio y José Enrique Martínez Rodríguez, que presuntamente no cumplían con los requisitos de la Ley 160 de 1994 para que el Incoder adjudicara los predios.

Los campesinos que viven en la zona siguen reclamando sus tierras sin respuesta del Estado. El gobierno ha dicho que no tiene claridad de cuántas personas fueron desplazadas o entregaron sus predios a la petrolera. El 22 de febrero de 2017, un Tribunal de Restitución de Tierras negó solicitudes de reclamación de tierra bajo el argumento que algunos predios están cerca de infraestructura petrolera y que existen desde hace varios años contratos de servidumbre. Tras la caída del petróleo y malos manejos Pacific Rubiales cayó, y la empresa entregó Campo Rubiales a su mayor accionista Ecopetrol.

 

Momentos clave

Personas y empresas clave

Personas relacionadas al caso<
  • Personas X Caso: 
    Relacion con el caso: 

    Empresario venezolano que se encargó de conseguir el financiamiento para la ejecución del proyecto extractivo de Pacific Rubiales. Iácono, en 1994, invitó por primera vez a Colombia a Frank Giustra, empresario canadiense que financió varios proyectos de Pacific Rubiales.

     

     

    Relacion con el caso: 

    Empresario de la aerolínea Avianca y presidente de la junta directiva de Synergy Group. Llegó en la década de los 90 a explorar la industria petrolera con el apoyo del norteamericano Elliot Management. En 2003, Efromovich compró los derechos de explotación de pozos petroleros en la vereda Rubiales, a través de la creación de Meta Ptroleum Limited.  El empresario vendió la compañía a Petro Rubiales, en 2007, pero al momento de la operación, el empresario quedó con participación en la junta directiva de la nueva empresa.

    Relacion con el caso: 

    Era accionista del liquidado Fondo Ganadero del Meta, el principal gremio de ganaderos del departamento en que se encuentran las tierras de la petrolera Pacific Rubiales.

     

    Relacion con el caso: 

    Gerente del Banco Agrario, fue beneficiada en el 2001 con la titulación de las fincas: La Alejandra, Pénjamo, La Juliana y Santa Catalina, que suman seis mil hectáreas. El Banco Agrario es el principal banco estatal para entregar créditos a campesinos para sus proyectos agropecuarios, además, el esposo de Corredor, era accionista del Fondo Ganadero del Meta, el cual usaba las tierras de Pacific Rubiales.

    Relacion con el caso: 

    Empresario de “chance” en Colombia, junto con su hermano lograron que en 1993 les entregaran los títulos de propiedad de Las Talanqueras, El Refugio, Sanape y La Cascada, fincas alrededor del pozo petrolero. A pesar de que las tierras de origen baldío deben ser adjudicadas a campesinos pobres y no a empresarios.

    Relacion con el caso: 

    Empresario de “chance” en Colombia, junto con su hermano Jorge Enrique Martínez Rodríguez, lograron que en 1993 les entregaran los títulos de propiedad de Las Talanqueras, El Refugio, Sanape y La Cascada, fincas alrededor del pozo petrolero. A pesar de que las tierras de origen baldío deben ser adjudicadas a campesinos pobres y no a empresarios.

  • Empresas X Caso: 
    Nombre de la empresa: 
    Relacion de la empresa con el caso: 

    Pacific Rubiales adquirió los derechos de explotación de pozos petroleros en la vereda Rubiales en 2003. En su expansión petrolera realizó varios contratos de “servidumbre” con pobladores de la vereda. La empresa acumuló más de 55 mil hectáreas en Rubiales, unas fueron vendidas por campesinas y otras apropiadas por la petrolera siendo baldíos de la Nación.