Casos

 La industria de la palma llegó de la mano de los paramilitares a Curvaradó

Datos principales

  • Ciudad o municipio:  Carmen del Darien, Chocó
  • Tipo de comunidad: Afrodescendiente
  • Número de predios: Sin información
  • Número de hectáreas: 46084

La Historia

Las comunidades afro que conforman el Consejo Comunitario de Curvaradó y el Consejo Comunitario de Jiguamiandó, en Chocó, llevan casi dos décadas reclamando su derecho a permanecer en los territorios que les fueron reconocidos, por el Estado, como propiedad colectiva.  La presencia de actores armados, la llegada de palmicultores que adquirieron tierra por vías fraudulentas y las estrategias de repoblación de los territorios, conforman la larga lista de violaciones a sus derechos territoriales.

Estos pueblos asentados a orillas del río Curvaradó, en Riosucio, Chocó, sufrieron una ola de desplazamientos por cuenta del paramilitarismo que llegó a la zona en 1997. Los asesinatos a líderes y retenes a lo largo de la cuenca del río hicieron que las comunidades le solicitaran al Gobierno el reconocimiento de sus tierras ancestrales afro. La respuesta llegó tres años más tarde, cuando en el año 2000 el Instituto Colombiano de la Reforma Agraria, Incora, le adjudicó 46.084 hectáreas al Consejo Comunitario de Curvaradó y 54.973 hectáreas al Consejo de Jiguamiandó.

La comunidad apenas estaba en su proceso de retorno cuando la industria de la palma llegó a la zona y por vías ilegales quiso adueñarse de la tierra. La Superintendencia de Notariado y Registro demostró que 17.720 hectáreas que pertenecían a la comunidad negra que ocupa el área de Curvaradó y Jiguamiandó fueron adquiridas de manera ilegal con el visto bueno de la Oficina de Registro de Quibdó. Así lo documentó La Silla Vacía.

“Enero de 2004 los empresarios Luis Fernando Zea y Héctor Duque, junto con María Isabel Correa Gómez, ex esposa del jefe paramilitar Raúl Emilio Hasbún, alias ‘Pedro Bonito’, crearon la empresa Promotora Palmera de Curvaradó, Palmadó Ltda. Pretendían participar en el proyecto de palma africana en el Bajo Atrato Chocoano liderado por el paramilitar Vicente Castaño.” así lo documentó Verdad Abierta

Zea y Duque, siendo socio y representante legal respectivamente de Palmadó Ltda., adquirieron de forma fraudulenta más de 4.500 hectáreas de tierra perteneciente a las comunidades afro. Entre 2001 y 2003 Zea realizó las primeras compras de tierras, por medio de intimidaciones a la población y aprovechando la condición de desplazamiento de los habitantes.

“La Fiscalía logró esclarecer que las empresas Urapalma S.A., Palmura S.A y la Extractora de Bajirá estaban bajo la dirección de Vicente Castaño; que Diego Fernando Murillo Bejarano, alias ‘Don Berna’, tuvo injerencia en la empresa Palmas S.A; así como Jesús Ignacio Roldán, alias ‘Monoloche’ lo tuvo en Agropalma & Cia Ltda y Raúl Emilio Hasbún, alias ‘Pedro Bonito’, en Palmadó Ltda.” documentó Verdad Abierta.

Estas empresas aprovecharon los incentivos del Estado para sacar adelante sus proyectos de agro, y también solicitaron créditos por más de 5 mil millones de pesos al Banco Agrario.

Los empresarios palmicultores convirtieron las parcelas de las comunidades afro en latifundios, registrándolas con muchas más hectáreas de las que en realidad componían cada predio. Su excusa era que el río se había movido y por tanto las parcelas ahora eran más grandes. La justicia colombiana demostró que el río no se había movido 17 kilómetros en ninguna dirección, como afirmaban los palmeros.

Mientras avanzaba la investigación a estos empresarios, a finales de 2010 llegaron cientos de familias, provenientes de Urabá, Córdoba y otros municipios del Chocó y se asentaron también en las tierras reclamadas por  los Consejos Comunitarios de Curvaradó y Jiguamiandó. Las comunidades denuncian que Jaison Salinas, alias “El Llanta”, un miembro de una banda criminal, le prometió a los invasores les daría incentivos económicos y que el Incoder les iba a legalizar esos predios.

Ambas comunidades, Curvaradó y Jiguamiandó, quisieron acudir a la inspección de Policía el 16 de diciembre de ese año, pero afirman que ni la inspectora, ni el alcalde, ni ningún funcionario les dio respuesta. El 30 de diciembre finalmente presentaron la denuncia, pero les dijeron que por la temporada navideña, la inspección de sus tierras sólo iba a poder ser el 7 de enero. En esa fecha, la policía inspeccionó y confirmó que sí había familias invadiendo la tierra afro, pero no dieron ninguna orden de desalojo porque, según la inspección, la gente ya se estaba yendo por su propia cuenta. Para 2018, las comunidades señalan que estos invasores no se han marchado de sus territorios.

Esto trajo más problemas. En medio de un proceso de restitución, era difícil distinguir entre las personas que habían llegado a invadir la tierra y quienes afirman que han habitado la zona históricamente. Por este motivo, en septiembre de 2011 arrancó el censo en la cuenca del Río Curvaradó, a la espera de esclarecer estas diferencias.

Entre tanto, ocurría una serie de asesinatos a líderes reclamantes de tierras de los Consejos Comunitarios. Germán Marmolejo fue asesinado en septiembre de 2010, Argénito Díaz en enero de ese año, Manuel Ruiz , quien reclamaba unas tierras ocupadas por los empresarios Víctor Ríos, Fabián Ríos y Carlos Ríos, en marzo del año siguiente, y justo un día después mataron a Mario Castaño Bravo.

Ya en 2013 un juez en medellín condenó a Zea y a Duque, este último prófugo de la justicia, a 150 meses de prisión, por los delitos de concierto para delinquir agravado, desplazamiento forzado y ocupación de tierras de especial importancia ecológica. La decisión también ordenó la cancelación de escrituras fraudulentas de tierras destinadas para la siembra de palma.

Sin embargo, desde esa misma fecha las comunidades señalan que los invasores de sus tierras aun no se han marchado y que por el contrario comenzaron otro proyecto agroindustrial, sembrando hectáreas de plátano. La comunidad señala que estas actividades están siendo apoyadas por la empresa Banacol.

Para 2018, miembros de los Consejos Comuntiarios de Curvaradó y Jiguamiandó continúan haciendo advertencias sobre la llegada de nuevos grupos armados, al parecer reductos de grupos paramilitares, que pretenden cuidar las tierras que deberían ser restituidas. Señalan que estos actores armados les tienen prohibido emprender cualquier proyecto agroindustrial en el territorio.

Momentos clave

Personas y empresas clave

Personas relacionadas al caso<
  • Personas X Caso: 
    Personas: 
    Relacion con el caso: 

    Empresario. Su proyecto agroindustrial ocupa tierras reclamadas por los Consejos Comunitarios de Curvaradó y Jiguamiandó. El líder comunitario Manuel Ruiz, quien reclamaba específicamente por las tierras ocupadas por este empresario, fue asesinado. 

    Personas: 
    Relacion con el caso: 

    Empresario. Su proyecto agroindustrial ocupa tierras reclamadas por los Consejos Comunitarios de Curvaradó y Jiguamiandó. El líder comunitario Manuel Ruiz, quien reclamaba específicamente por las tierras ocupadas por este empresario, fue asesinado. 

    Personas: 
    Relacion con el caso: 

    Empresario. Su proyecto agroindustrial ocupa tierras reclamadas por los Consejos Comunitarios de Curvaradó y Jiguamiandó. El líder comunitario Manuel Ruiz, quien reclamaba específicamente por las tierras ocupadas por este empresario, fue asesinado. 

    Relacion con el caso: 

    Socio de la empresa con nexos paramilitares, Promotora Palmera de Curvaradó Limitada (Palmadó S.A.). Entre 2001 y 2003 Zea realizó las primeras compras de tierras en territorio afro, por medio de intimidaciones a la población y aprovechando la condición de desplazamiento de los habitantes. En 2013 fue condenado a 150 semanas de prisión por los delitos de concierto para delinquir agravado, desplazamiento forzado y ocupación de tierras de especial importancia ecológica, en una zona en Riosucio, Chocó.

    Relacion con el caso: 

    Alias "Goyo", perteneció a una de las comunidades afrodescendientes, de donde posiblemente fue desplazado por actores armados, motivo por el que terminó vendiendo sus predios a la empresa Palmas del Curvaradó. Posteriormente se vinculó a la empresa como comisionista de tierras en la región de Bajirá. Estuvo involucrado en transacciones de tierra fraudulentas. Fue condenado a prisión. 

    Relacion con el caso: 

    Fue primer representante de Urapalma S.A.. La justicia lo selaló de tener relaciones directas con los paramilitares, planeando la forma en que se comprarían las primeras tierras de manera irregular. Fue condenado a prisión.

    Relacion con el caso: 

    Gestora de la creación de la empresa Urapalma S.A., estuvo al tanto del surgimiento del proyecto, desde Montería. Se convirtió en socia de la compañía. La justicia concluyó que Sánchez tuvo responsabilidad en la compra fraudulenta de tierras afro. Fue condenada a prisión. Esposa de Hernán Iñigo De Jesús Gómez Hernández.

    Relacion con el caso: 

    Estuvo casada con un hermano medio de los Castaño y, luego de la muerte de su cónyuge, pasó a ser la administradora de las empresas ganaderas de dicha familia. Además, estuvo en Bajirá manejando la empresa Urapalma S.A. y luego el proyecto de plátano, encargada por Vicente Castaño. Así lo señaló la justicia colombiana.

    Relacion con el caso: 

    Representante legal de la empresa ACOPALMA. Suscribió contrato de comodato con la empresa Palmas S.A., sobre el mismo terreno de 1.021 hectáreas o lote 1, empresa palmicultora que utilizó 500 hectáreas para la siembra de palma. La justicia determinó que estos contratos se hicieron de forma fraudulenta. Fue condenado a prisión. 

    Relacion con el caso: 

    Socio de la empresa "Selva Húmeda" en compañía de José Miguel Ruiz Cossio. Condenado por el delito de Invasión de Áreas de Especial Importancia Ecológica, por 244.51 hectáreas de terrenos que adquirió el procesado y que se localizan en zonas de reserva, de las cuales 189.670 están en territorios colectivos. La ganadaría adelantada por Penagos en estas tierras, implica un daño ambiental mayor.  

  • Empresas X Caso: 
    Nombre de la empresa: 
    Relacion de la empresa con el caso: 

    Empresa que adelantaba siembras de palma africana en territorio afro. 

    Nombre de la empresa: 
    Relacion de la empresa con el caso: 

    Empresa que adelantaba siembras de palma africana en territorio afro. 

    Nombre de la empresa: 
    Relacion de la empresa con el caso: 

    Empresa que adelantaba siembras de palma africana en territorio afro.